¡ESTAMOS DE CELEBRACIÓN! 10% DE DESCUENTO EN TODA LA TIENDA HASTA EL DOMINGO 17 DE ENERO

+

Salvia Blanca de California (8-10cm)

Producto nuevo

Limpieza, purificación, protección y bendición.

More details

5,37 €

Crece de forma silvestre en el suroeste de Estados Unidos, principalmente en California y el noroeste de México. Es una planta medicinal reconocida. La mayor parte de sus propiedades se concentran en las hojas, que absorben la energía del sol y producen una gran cantidad de aceites esenciales que aromatizan la planta. Desprenden un aroma muy agradable que aporta una sensación de bienestar.

En la Europa celta, la utilizaban los druidas para incrementar su sabiduría y durante sus rituales de sanación y de protección. En América, muchas culturas amerindias de la costa oeste de EEUU purificaban cuerpo y espíritu gracias al gran poder de la salvia blanca; quemaban hojas y el humo blanco resultante servía para bendecir y limpiar tanto personas como objetos.

La salvia es de cultivo 100% natural. Como tal, su crecimiento depende del clima, de las precipitaciones anuales, etc. Su tamaño, pues, puede variar de una cosecha a otra: una temporada difícil y cosechas menos abundantes hacen que el atado sea de menor tamaño. En años de sequía, la concentración de aceites esenciales es mayor.

Cómo puede usarse: 
Este ritual de purificación es una práctica universal. Se dice que favorece la claridad mental, la alegría y la calma.
1. Necesitas un manojo de salvia desecada atado con algodón, una pluma o abanico y un cuenco para recoger la ceniza que sea resistente al calor, como una concha abalone.
2. Enciende la salvia dentro del cuenco, preferiblemente con una cerilla. Sopla para avivar el fuego y deja que se apague. ¡Cuidado con las chispas!
3. Sahumar: acerca el humo a las personas que participen en el ritual. Con el abanico, dirígelo a la cabeza, los brazos, las piernas, la espalda...
4. Limpieza: recorre el espacio a purificar con el cuenco, dispersando el humo con la pluma o abanico. Hazlo llegar donde tu intuición te guíe.

También puedes quemar el manojo de salvia por el extremo y guiándote de tu intuición ahumarte con la intención de purificar tu aura, y también purificando y bendiciendo los espacios que vayas sintiendo necesarios. Recuerda sobretodo que la base de un buen sahumerio es la intención. 

Ventilar después de su uso. No inhalar el humo directamente.